Para definir la curvatura de la uña, lima siempre en la misma dirección, desde el exterior de la uña hacia el centro, para evitar que se rompan.
1- Después de eliminar el residuo de esmalte, sumerge las manos en agua tibia y jabón durante unos minutos para ablandar las cutículas.
2- Seca tus manos y empuja las cutículas con los palitos para cutículas. El contorno de tus uñas quedará limpio y definido.
3- Lima tus uñas siempre en la misma dirección para evitar que se partan.
4- Pule tus uñas para hacerlas más suaves y brillantes.
5- Masajea tus uñas y cutículas con una crema hidratante o aplica un esmalte de uñas

También te puede interesar

Consejos de Belleza